¡Netflix, por favor!

Yo también me dejé llevar por la nostalgia, cuando me enteré de que la nueva película de Scorsese la producirá Netflix, llorando a lágrima viva porque, salvo que la empresa cambie de política, no podremos verla en cines. ¿Se acuerdan de esta entrega de El Rincón Oscuro, en que hablamos del gran proyecto de Marty?

Después llegó Cannes, el Festival más importante del mundo. Que esta edición, terminada ayer domingo, ha tenido dos películas de Netflix en competición oficial, para escándalo de los exhibidores galos. De hecho, en la próxima edición no podrán concursar películas que no se vayan a estrenar en las salas de cine francesas. ¡Ese proteccionismo! ¡Es la guerra!, como ya escribí en esta entrada, durante el arranque de Cannes.

 

Decisión que, de facto, veta a las películas de Netflix dado que una película estrenada en los cines franceses no puede emitirse en plataformas de internet, proyectarse en televisión ni venderse en DVD hasta pasados…  ¡36 meses! Teniendo en cuenta que, en España, vienen a tardar una media de 3/4 meses, podemos concluir que… ¡están locos estos galos! Locos, pero adictos al cine.

Concursó en Cannes. No ganó.

Pedro Almódovar, presidente del Jurado de Cannes de este año, escribió una emocionante carta de amor al cine. Al de siempre. A la sala oscura y la experiencia compartida con decenas de espectadores anónimos. Que no veo yo a Almodóvar haciendo cola y eligiendo fila y butaca, pero bueno.

 

El caso es que, pauloviana y proustinamente, yo también me puso nostalgioso. Hasta que caí en la cuenta de que, a Granada, salvo que la traiga el Madrigal -doblada-, no llegará ninguna de las películas que hayan ganado en Cannes. Ni las que hayan perdido. Como no llegan las de Venecia, Berlín o Toronto.

 

Así las cosas, ¿para qué la melancolía, si termino viendo la mayoría de películas de autor en la tele? Al menos ahora, gracias a Netflix, podremos ver  “Okja” y “The Meyerowitz Stories” este mismo mes de junio. Como me dice SOY, mi Robot, “¿y la sensación de compartir el estreno global con cientos de miles de espectadores?” Películas que, por supuesto, no han rascado bola en el palmarés final de un Cannes con una recién nacida relación amor-odio.

Un Cannes que, como siempre, ha fallado con polémica. Pero que a mí, todo lo que hay en el palmarés, me parece interesante. ¿Seré un facilón?

 

Jesús Lens