Frozen

¿Por qué cantan tanto en “Frozen”?

 Frozen poster

Eso me preguntaba mientras disfrutaba de una de las películas navideñas por excelencia: la de Disney.

Y es que, técnicamente impecable, avanzando a buen ritmo, mostrando unos paisajes tan gélidos como hermosos y recuperando un cuento de Andersen… ¡hay demasiadas canciones!

La película, como pasa siempre con el cine de animación, comienza con un corto previo al largo. Un corto en el que se fusionan el Disney más clásico con el Pixar más moderno, el blanco y negro con el color y en el que se juega con la posibilidad de que haya vida para los personajes, más allá de la propia pantalla de cine.

 Frozen

Y, de inmediato, los hielos y las nieves del norte de Europa. Los fiordos. Los castillos. Y una maldición, al estilo de la del Rey Midas: todo lo que toques se convertirá en hielo.

Y la tragedia, para echar a andar la acción. Porque siempre tiene que haber una tragedia que posibilite que pasen cosas, para que empaticemos y simpaticemos con los protagonistas y para que hagamos nuestros sus cuitas y pesares.

Luego están, por supuesto, los secundarios. De lujo. Otro clásico en Disney. Los acompañantes, los amigos, cómplices y colaboradores de las heroínas, como ocurre en este caso. Y los villanos. Esos malos malotes que, cuando son buenos, son lo mejor de la función.

 Frozen nieve

En “Frozen”, están mejor los secundarios que los villanos. Y, sobre todo, lo excepcional es el tratamiento del hielo y la nieve, algo que, proyectado sobre una pantalla en blanco, no debe ser nada fácil de conseguir 😉

Me gusta que, habiendo princesas, pretendientes y besos; la historia sea diferente a lo que el tópico podría dejar traslucir. Y ahí lo dejo. Pero, lo que me da rabia, es que canten tanto. ¡Taaaaaantoooooo! ¡Tantíííííííííííííííísiiiiiiiiiiiiimooooooo!

Imagino que, destinada a un público infantil, es más fácil que “Frozen” entre a los niños mezclando canciones con diálogos. A mí, me sobraron, la verdad. Sobre todo porque, dobladas y con voces melifluas y aflautadas, no me dicen nada. Pero teniendo en cuenta que ha sido el pelotazo cinematográfico del año y que ha batido récords, está claro que Disney, como (casi) siempre, tiene la razón.

 Frozen reno

Y una pregunta: ¿por qué son tan parecidos los protagonistas masculinos de las más recientes películas de animación, tan diferentes entre sí como “Justin y la espada del valor”, aquella “Futbolín” con la que empecé el año cinematográfico 2014 y esta “Frozen”?

Misterios…

Jesús Lens

Firma Twitter

  • rosa huguet

    rosa huguet masip