EL DETECTIVE DEL ZAIDÍN

La columna de hoy viernes en IDEAL

 

No recuerdo si fue al ir o al volver de viaje, pero el caso es que, para comprar el periódico, entré en un Relay del aeropuerto de Barajas, una de esas tiendas que venden prensa, revistas de crucigramas y sudokus, best sellers internacionales y demás publicaciones destinadas a amenizar el periplo. Cuando salía, mis ojos no pudieron evitar fijarse, de pasada, en un libro con un título tan sugestivo como “El detective del Zaidín”.

 

Pensé que ya era casualidad que hubiera otro Zaidín en el mundo, dando por supuesto que el título de la novela haría referencia a alguna vecindad de Colombia, Venezuela o México. Tenía prisa, así que, enfilando hacia la salida, ni me paré a hojear el libro. Pero la curiosidad me corroía, como zaidinero de adopción. Y me di la vuelta.

 

“Una novela negra llena de humor”, rezaba el subtítulo. Y el nombre del autor, Alfonso Salazar, me resultaba conocido. Di la vuelta al libro y leí lo siguiente: “Por un barrio de obreros de la ciudad de Granada pasea su barriga el detective Matías Verdón, un entrañable cincuentón que no sobresale precisamente por su instinto. Su inseparable Desastres es un cartero escuchimizado más pendiente de los chatos de vino que del reparto de certificados.”

¿Lo adivinan? Efectivamente, me lo llevé y me lo leí de una sentada. Dos a lo sumo. Porque “El detective del Zaidín” es una deliciosa novela que se lee en un santiamén, más cómica que negra, aunque el protagonismo recaiga en una investigación, en un detective y en su estrafalario ayudante. Con vocación netamente esperpéntica, el autor nos traslada a la Sevilla que, en plena Semana Santa, se apresta a inaugurar la Expo 92. ¡Qué tiempos aquellos! ¡Qué Andalucía, la del 92, con su autovía recién estrenada, las Carabelas hundidas y el salto a la modernidad, a punto de caramelo!

 

Menos mal que personajes como Verdón o el Desastres mantienen un espíritu indómito, puro, a la antigua usanza. Tipos auténticos, originales, únicos: renegando de esa existencia entre el clasismo de siempre y el pijerío que estaba por llegar, los protagonistas van desentrañando un misterio presidido por locos, fantasmas del pasado y espíritus del presente que sirve, como pasa siempre con las buenas novelas policíacas, para hablarnos de la sociedad del momento, las personas que pululan por ella, sus sueños y esperanzas, pero también sus más sórdidas miserias y manejos.

 

“El detective del Zaidín” es una novela sencilla y de agradable lectura, con un estilo limpio y transparente, que anticipa otras atractivas historias por venir, apegadas a la realidad de nuestras calles más cercanas, y que nos hace añorar la reedición de la anterior aventura de Verdón y Desastres, dos de esos personajes a los que te gustaría invitar a un chato de vino en cualquiera de los bares de la Avenida de Dílar.

 

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

  • Pues habrá que comprarla y leerla no?

    Has vuelto ya de tierras lejanas?

    Besillos

  • Como zaidinero me la pido!

  • JOSE ANTONIO

    La ví en la librería y me resultó curiosa…

  • Otra más: me metes siempre angustia de no poder abarcar el mogollón de libros que me haces “apalabrar” mentalmente. En fin, se intentará. Por lo demás, ya sabes que pienso que te salen unas críticas magníficas.
    Un abrazo,
    Rigoletto

  • Paco Montoro

    Siempre con tus buenos consejos literarios…

  • Pingback: EL DETECTIVE DEL ZAIDÍN: Comentario en PATEANDO EL MUNDO » e s t o c a s i n o e s u n b l o g()

  • volandovengo

    Soy gran amigo de Alfonso y destaco de él su gran memoria, su afán de trabajo y su pluma sensible. Es raro que no os conozcáis personalmente teniendo tantas cosas en común. Tiene una primera entrega de este detective llamada “Melodía de arrabal” y otras dos más en cartera. No os arrepentiréis de seguirlo.

  • Es que mi vida social es inexistente, amigo Volador. A ver si consigo un ejemplar de esa primera novela del detective del Zaidín.

    Amigos, no es que uno sea muy localista, pero a un detective del Zaidín hay que apoyarlo a muerte ¿no?

  • Eloy

    Parece interesante y eso que no es un título que llame especialmente la atención!