De vuelta. De nuevo

No sé la razón, pero de un tiempo a esta parte, suelo comentar más las vueltas que las idas. Los recuerdos de los viajes que los planes. Las vivencias que las intenciones.

Esta última ha sido una microescapada brevísima y laboral, aunque con tiempo para escuchar al magnífico Antonio Serrano en ese templo que es el Café Central. ¡Qué nos gustó!

Aún así, lo comentamos: hemos vuelto.

Y me acuerdo de un cuento que escribí y que he perdido, que no encuentro. Sobre las idas y las venidas.

Y me acuerdo de ese cuento perdido al leer esta frase de Jack London:

“Me convertí en vagabundo…, en fin, porque es simplemente más fácil irse que quedarse”.

Por esta vez, hemos vuelto.

Buenas noches. Buenos días.

Jesús vueltista Lens.

  • Malamadre

    Acaso porque en la ida todo es fugaz y en la vuelta lo importante se hace eterno, amigo. Como Granada…

  • Pingback: Volver « Pateando el mundo()

  • Malamadre, a ti es que Granada te gusta mucho, ¿verdad? 😉

  • Mª Jesús

    Seguramente porque no hay nada que te anime a quedarte.