Robo de ideas

Tenemos que volver a Christopher Nolan, que esta tarde presentamos en la librería Picasso, a las 19 horas, la monografía escrita por el profesor de la UGR, José Abad, publicada por la editorial Cátedra y en la que repasa toda su filmografía. Y tenemos que volver a Nolan porque la semana pasada hablamos en este Rincón Oscuro de sus películas más negras y criminales, incluida la Trilogía de Batman, pero no dijimos ni una palabra de “Origen”, una película totémica que, posiblemente, todavía no se ha valorado en su justa medida. (Lean AQUÍ la entrada de la semana pasada).

Si a ustedes les gusta Nolan, seguro que tienen a “Origen” en un altar, quintaesencia de la ética y la estética de uno de los directores más libres que ahora mismo andan filmando mainstream por el mundo.

¿Cómo se genera una idea? Y, más importante aún: una vez generada, ¿cómo evitar su robo, manipulación, usurpación o plagio? La historia del arte y de la ciencia está repleta de todo tipo de robos de ideas, planes, estrategias y proyectos; pero desde el brutal desarrollo de la era digital, la protección de la información absorbe cada vez recursos en el gobierno del mundo y en el mundo de la empresa.

 

Y no digamos lo que está por venir, con la explosión del Big Data y la generalización de la Inteligencia Artificial en cada vez más ámbitos de nuestra vida cotidiana. ¡El que tiene la idea, la información y el conocimiento; tiene el auténtico tesoro, el Santo Grial del siglo XXI!

 

Sobre ese eje pivotan dos de las grandes joyas de la filmografía de Nolan: la citada “Origen” y la oscura e inquietante “The Prestige”. Y, como es habitual en el cineasta, sus películas nos invitan a reflexionar sobre algunos de los grandes temas que preocupan al hombre, a través de géneros cinematográficos populares y comerciales: la ciencia ficción y la fantasía.

(Sigan leyendo esta entrega de El Rincón Oscuro a través de este enlace, en el suplemento Evasión de IDEAL)

Jesús Lens

Christopher Nolan: noir y superhéroes

Será uno de los libros cinematográficos del año. La monografía que el profesor de la UGR José Abad le ha dedicado al cineasta Christopher Nolan, publicado en la prestigiosa colección Signo e Imagen de la editorial Cátedra, estará al final de 2018 entre los mejores libros dedicados a reflexionar sobre el cine.

¿Y saben lo mejor? Que se trata de un excelente trabajo que, partiendo del séptimo arte, nos habla de filosofía, sociología e historia. De cómics, libros, música… la vida, o sea. Justo como debe ser un buen libro dedicado a ese milagro que son las películas.

Junto a James Grey, Jeff Nichols y Dennis Villeneuve, Christopher Nolan conforma el Cuarteto de la Muerte del cine norteamericano contemporáneo. Todos ellos iniciaron sus carreras filmando películas de género negro y fogueándose en el Noir como cineastas. Después, cada uno ha seguido su rumbo, pero sigue habiendo mucho de negro en su cine.

 

En concreto, las primeras películas Christopher Nolan son puro cine negro, con “Memento” e “Insomnia” como mascarones de proa de un policial original, diferente y extraño que tensa los límites de la dualidad bueno/malo, tan habitual en el género, hasta límites insospechados.

(Sigue leyendo en el suplemento Evasión de IDEAL, aquí), o en nuestra página hermana, Calibre 38 AQUÍ; pero recuerda algo importante: tenemos que hablar, por supuesto, la Trilogía del Caballero Oscuro, protagonizada por Batman, el superhéroe más noir de todo el multiverso de justicieros enmascarados.

 

José Abad le dedica un importante número de páginas a una de las grandes trilogías del cine más reciente, en la que el mainstream y el cine de autor conviven lo más íntimamente que pueden hacerlo el agua y el aceite. Antes de desmenuzar y analizar las películas desde los más variados puntos de vista, el autor del libro dedicado a Nolan, que presentamos mano a mano el próximo jueves 22 de febrero en la librería Picasso; hace un completo repaso al origen del personaje, desde su aparición en la mítica revista Detective Comics, en mayo de 1939.

Porque Batman es un hombre sin superpoderes especiales. Un hombre al que el destino y el infortunio arrastran al averno, de donde regresa convertido en un furibundo vengador, como tantas veces hemos visto en películas de cine negro canónicas. Por eso me gusta tanto que, además de hablar de los tebeos más famosos de Frank Miller y Allan Moore, José Abad haga especial referencia a “Batman: año uno”, escrita por Miller y dibujada por el gran David Mazzucchelli, una serie puramente noir, con sus mafiosos incluidos.

 

Jesús Lens

Lamia, Premio Nacional del Cómic Noir

“Por su capacidad de innovación formal y estética, que aprovecha el andamiaje de una historia de género negro para relatar una parte de nuestro pasado, y por su tratamiento del papel de la mujer en dicho periodo”, reza el acta del jurado que le concedió al artista canario Rayco Pulido el premio más importante del tebeo español, en 2017.

“Lamia” es, efectivamente, un cómic de género negro que cuenta una investigación. O, para ser más exactos, dos. Por un lado, la policía investiga los crímenes que están aterrorizando la Barcelona de 1943, tal y como nos muestra una de las primeras viñetas del álbum, con un pasajero de autobús que lee el periódico y cuya primera plana alerta: “El asesino sigue suelto”.

Y a través de este enlace de IDEAL tenéis el artículo completo de El Rincón Oscuro de esta semana. Y, si no conectáis a través de IDEAL, está también aquí, en Calibre 38.

Jesús Lens

 

Jessica Chastain, el rostro femenino del noir

En 2012 fue elegida como una de las 100 personas más influyentes del mundo por la revista Time y, desde entonces, combina a la perfección el activismo feminista con el cine, mostrándose coherente en las decisiones que toma a la hora de elegir y rechazar determinados papeles, bien porque no le convence el guion y/o su personaje, bien porque las condiciones económicas que le ofrecen no son dignas, en comparación con los sueldos de sus compañeros masculinos.

 

Y es que Jessica Chastain es mucha Jessica Chastain, lo que se pone de manifiesto en buena parte de los personajes que ha interpretado. El más reciente, por ejemplo, esa Molly Bloom a la que da vida en la película escrita y dirigida por Aaron Sorkin, una organizadora de partidas de póker en las que participan celebridades de Hollywood, grandes empresarios y magnates y deportistas de primer nivel. Partidas que empiezan a tener tanto nombre que atraen a jugadores con fortunas de origen dudoso. Y, tras ellos, el FBI.

La entrega semanal de El Rincón Oscuro está en IDEAL impreso y en el suplemento Evasión de IDEAL On, en internet, a través de este enlace. Pero no me resisto a dejaros el final del mismo, que no hay spoilers 😉

 

Si hay un elemento que vertebra la filmografía de Jessica Chastain es que interpreta a mujeres que se tienen que hacer respetar en el mundo de los hombres. Porque, en pleno siglo XXI y en las sociedades más modernas y desarrolladas, hay espacios reservados a los hombres en los que las mujeres resultan sospechosas y se ven obligadas a demostrar que pueden ser tan buenas como ellos. Y mejores. Da lo mismo que se trate de organizar partidas de cartas que de interrogar a un testigo. De detener a un sospechoso o de vestir traje de chaqueta para debatir con un ministro. Ellas siempre tienen que demostrar algo que a ellos se les presume. Aptitudes que a nosotros, los hombres, se nos dan por supuestas.

Hay quien critica a Jessica Chastain por masculinizar sus papeles. ¿Somos conscientes del alcance de dicha crítica? Hace unas semanas, durante la promoción de “Molly’s game”, la actriz pasó por El Hormiguero y Pablo Motos le preguntó: “¿Qué tiene que pasar para que los hombres y las mujeres dejemos de desafiarnos como si fuésemos rivales?”

 

Con cara de sorpresa, la actriz le dijo que no éramos rivales, dándole al presentador un abrazo consolador. Y respondió a la pregunta con una verdad incómoda: tiene que haber “más mujeres en puestos de liderazgo, para que ese liderazgo se pueda compartir. Eso ayudaría mucho. Todos los hombres que yo conozco apoyan que las mujeres tengan una profesión, saquen adelante a sus familias y se ganen la vida. No creo que nos quede tanto para conseguirlo”, concluyó entre aplausos.

Photo Credit: Kerry Hayes.© 2016 EuropaCorp Ð France 2 Cinema. .

Gracias a personas como ella, como Jessica Chastain, estamos en el camino correcto.

 

Jesús Lens

La peste noir

 

Es la serie del momento. Una serie monumental, inédita hasta ahora en el audiovisual español, y me da mucha rabia que el debate filológico sobre la actualización del castellano utilizado por los personajes y la cuestión del acento sevillano desvíen la atención de lo realmente importante: lo extraordinaria que es “La peste”.

Sevilla. Siglo XVI. Una de las ciudades más importantes del mundo, puerto de entrada y salida de las naves que viajan a las Indias, naves cuyas sentinas vienen cargadas de oro y de frutas y verduras nuevas, diferentes y desconocidas -como esos tomates “venenosos” a los que alude el personaje de Paco León- y de animales exóticos. Y de otros no tan exóticos. Como las ratas. Esas ratas que contagian la peste negra, una de las grandes amenazas para la salud de las decenas de miles de personas que se arraciman en torno a las puertas de la ciudad.

“La peste” es una serie soberbia que, por supuesto, tiene fallos y errores. Como los tienen “Juego de tronos”, “Westworld” o cualquier otra de sus series favoritas. Pero no veo yo a los internautas flagelándose públicamente por cada error detectado. Y, desde luego, quienes dejen de ver la serie de Alberto Rodríguez y Rafael Cobos por la cuestión del acento o del lenguaje… ¡no saben lo que se pierden!

Con esta entrega de El Rincón Oscuro dedicada a “La peste” iniciamos la colaboración con la revista Evasión, la nueva propuesta digital de IDEAL para clientes prémium. A través de este enlace, podéis probar gratis y durante un mes, la novedosa oferta de información del periódico líder de Andalucía Oriental y seguir leyendo el artículo. Y, por supuesto, está en la edición en papel del diario. Como toda la vida. ¡Seguimos!

 

Jesús Lens