RAJOY Y LA NIÑA

Todos lo hemos puesto a parir, pero todos hablamos de ello. La niña de Rajoy ya es famosa y hasta ZP alude a ella en sus mítines.

¿Será ella? ¿Será la niña?

Así la cosa: ¿estamos seguros de que fue un error aquel final de discurso tan cursi, empalagoso y almibarado?

Porque del cinéfilo “Buenas noches y buena suerte” de ZP no habla nadie.

En pocas palabras, Rajoy y su niña se han hecho famosos y, a buen seguro, los estrategas del próximo cara a cara entre los candidatos a Presidente de Gobierno están preparando sus movimientos en torno a la joía niña.

Para mí que, después de todo, la niña va a tener mucho que decir en todo este tinglado y Sola (parace que es el inventor de la idea) se va a coronar definitivamente como el verdadero gurú de las campañas electorales.

A ver. Mójense: ¿Cuántas alusiones piensan que harán ZP y Rajoy a la Niña en su debate del lunes?

¡¡¡A jugaaaaa!!!

¿DEBATE O MONÓLOGOS CRUZADOS?

ULTIMA HORA:
Rajoy pierde!!
(Vota en nuestra encuesta)
Preguntas con/sin respuesta:
¿Por qué no ha parado de leer sus notas en todo momento?
¿Por qué no ha sido capaz de fijar la vista en ningún momento y en ningún sitio?
¿Por qué, hablando de cultura, vuelve a sacar el tema del terrorismo?
¿Quién le ha escrito el lamentable discurso final de la niña, que era como para vomitar?
¿Por qué no ha dejado de corregirse, desdecirse y explicarse?
No es que ZP haya estado sublime, excepcional o brillante; pero pienso que ha dado un buen revolcón a un Rajoy confuso, errático, sensiblero y poco ejecutivo.
———
Quería escribir una previa sobre el debate de esta noche, pero no sabía qué toque darle. Máxime cuando en esta casa, entre las 21.30 y las 22.15 estaremos viendo el arranque de la tercera temporada de Prison break (somos así de simploncillos y apegados a nuestras costumbres)

Entonces me he pasado por La Rosa del Desierto y me he encontrado con que Alfa ya ha hecho una previa cojonuda, bien ilustrada, caldeando el ambiente: Debate electoral. En primicia, un adelanto ZP contra Rajoy. A mí me ha servido para ir hilando ideas y poniendo las neuronas electorales algo cachondas…

¿Qué esperamos del debate?

Personalmente, me conformo con que sea eso. Un debate. Y no dos monólogos, uno del Club de la Comedia de ZP y otro del Club de la Tragedia de Rajoy.

¿Quién ganará? ZP tiene la ventaja de ser más llano y conectar más con la gente que un Rajoy cuyo partido viene de perder el debate económico entre Solbes y Pizarro. Por tanto, Rajoy saldrá al ataque y ZP le puede pillar al contragolpe, si me admiten el símil futbolístico. En cualquier caso, no espero grandes diferencias entre uno y otro.

El resultado, en apenas tres o cuatro horas… Siquieren dejar su opinión, además de en este su Blog amigo, pueden participar en el debate abierto por IDEAL, pero no dejen de expresarse aquí, a ver si hacemos un foro on line, aunque sea desde las 22.15.
Ahora me voy a jugar un rato al baloncesto, a recuperarme de la decepción de ayer en la carrera de Albolote (no mejoré marca, snif snif) y a airear las neuronas un rato, metiéndoles un buen chute de endorfinas.

PD.- Pobreticos los asesores de imagen y los jefes de comunicación, asistentes y politólogos a sueldo de los dos contendientes de esta noche…
Nos vemos.

BRENAN, YEGEN Y LA ALPUJARRA: UNA HISTORIA DE OLVIDO Y DESAMOR

Muchos de vosotros lo leístes hace unos días, en la famosa y archiconocida columna que Maria Angustias de la Calle tiene en IDEAL. Se titulaba “Brenan, olvidado en Granada” y rezaba así:

“En 2007 se conmemoró el veinte aniversario de la muerte del escritor inglés Gerald Brenan. También eI año pasado se cumplieron cincuenta años de la primera edición inglesa de ‘Al sur de Granada’. Esto viene a cuento porque el otro día leí que la casa en la que Brenan residió en el pueblo malagueño de Churriana va a ser rehabilitada para albergar ¡un triple museo! sobre los viajeros románticos, otro sobre la figura de Brenan, ambientado en la época en la que habitaba esta casa del siglo XIX, y un tercero con aperos de labranza y otros útiles relacionados con la vida agrícola de Churriana, que aportarán los vecinos.

Y claro, cuando una lee estas cosas la indignación sele sube a la cabeza y no puede evitar volcar su enfado en esta columna. Y es que si hay alguna obra que se identifica con Brenan ésa es ‘Al sur de Granada’, donde Brenan relata su experiencia durante los años que vivió en el pueblo alpujarreño de Yegen. La historia se llevó hace algunos años al cine en la película de Fernando Colomo, ‘Al sur de Granada’. Lo que me parece triste es que muchos viajeros lleguen a Yegen atraídos por la figurade Brenan -que, como la de Lorca, crece con el tiempo- y apenas encuentren nada que les recuerde a ‘don Geraldo’: una placa en la casa en la que vivió y poco más. Seguro que se puede hacer más por ‘poner en valor’ Brenan, Yegen y la Alpujarra.”

Va de preguntas, a ver si me ayudáis a contextualizar esta historia:

¿Conocéis la obra de Gerald Brenan? ¿Vistéis la película de Fernando Colomo?

¿Habéis estado en Yegen alguna vez?

¿Os parecería razonable que la localidad alpujarreña hiciera algo por vincularse a la memoria de Don Geraldo?

¿Qué os parece la inicitiva de Churriana?

Con lo que ha significado Granada en el imaginario viajero y romántico (sobre lo que escribimos en su momento) ¿por qué no hay ningún museo que hable de todo ello?

Espero, queridos amigos, vuestra complicidad, sugerencias, comentarios, etc.

Gracias por anticipado.

EXTREMOS TOCANTES, EXTREMOS INSULTANTES

Dejamos la columna del viernes, publicada en IDEAL.

Lo paradójico del asunto es que siempre criticamos a nuestros jóvenes, estudiantes y universitarios por estar en permanente desmovilización, amparándose en un término, “(des)motivación” que está pidiendo a voces una tesis doctoral o, como mínimo, un libro de José Antonio Marina.


Con base en la (falta de) motivación, buena parte de nuestros veinteañeros llevan encima el sambenito del pasotismo, la falta de compromiso, el síndrome de Peter Pan, la abulia del vivir, la dejadez y un montón más de epítetos que podrían terminar resumiéndose en uno sólo: miedo o desprecio por la asunción de cualquier tipo de responsabilidad a cambio de vivir un permanente hedonismo egoísta de consumismo sin fin.


Hay ocasiones, sin embargo, en que esos abúlicos jóvenes salen de su habitual mutismo y se manifiestan, armando jarana y jaleo, dejándose ver, oír y sentir. Lo llamativo es que no lo hacen por el lamentable estado del nivel educativo, la falta de dotación de los centros universitarios, la precariedad del mercado laboral al que están abocados cuando terminen sus carreras o el precio de la vivienda de este país. Tampoco montan el pollo por cuestiones como la deuda externa de los países más pobres mundo, la aberración de Guantánamo o la presencia creciente de las religiones en la vida política de todos los países del mundo.


Es sintomático. Las razones que llevan a parte del futuro de la intelligentsia de este país, a quiénes están llamados a regir nuestros destinos desde el gobierno de la nación, a quiénes se sentarán en los consejos de administración de las empresas, a quiénes nos juzgarán, defenderán, sanarán y proveerán de casas, carreteras, caminos y puentes; lo que moviliza a nuestros cachorros es, ni más ni menos, el que unas personas que no piensan como ellos vayan a dar una charla o una conferencia a su Facultad.

Estos días han sido Rosa Díez, Dolors Nadal o María San Gil. En otras ocasiones les ha tocado a Ibarretxe o a Carrillo. Tanto montan, montan tanto, los antisistema de un lado como los del otro. A fin de cuentas, el mismo perro con distinto collar, jauría vociferante de sujetos que parecen tener una innata capacidad para no escuchar, para no razonar, para no pensar. Qué pena, ver a esos individuos intentando silenciar las voces disidentes a su pensamiento único. ¿Por qué actúan así? ¿De qué tienen miedo? ¿Piensan que las palabras les van a herir? ¿No tienen otra capacidad de respuesta, más allá de intentar silenciar a quiénes no piensan como ellos?

Tan triste como cierto. Y, sin embargo, para una vez que parte de nuestros acomodados estudiantes salen de su habitual dejadez y pasotismo, aquí estamos los viejos carcas, igualmente acomodados en nuestra burbuja de bienestar, criticándoles y censurando su actitud, metiéndonos con su actuación, afeándoles su conducta. Cruel paradoja, como decíamos al principio. Porque columnas como ésta hacen que a uno le salga, de golpe, otro puñado de canas en la sien izquierda.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.

ESTRATEGIAS, PRECAMPAÑAS ELECTORALES E ¿IDEAS?



Lo prometido es deuda. Dejamos una ampliación a la columna del viernes sobre “Rajoy mira a la derecha. ¿Y ZP?”

Cuando Bill Clinton terminaba su segundo mandato y, por ende, se aprestaba a abandonar la Casa Blanca, aprobó una ley muy controvertida por la que protegía Alaska como santuario de la naturaleza, para evitar la depredación de sus recursos naturales por las siempre voraces multinacionales del petróleo.


En EE.UU. es tradicional que, cuando un Presidente agota su segundo mandato, dicte unas cuantas leyes que le salen de lo más hondo de sus entrañas ya que, al estar a punto de irse, no va a ver socavada su actuación ejecutiva. Y como no hay reelección posible, pues eso. Que deja su legado y el candidato de su partido que venga detrás, que apechugue.

En España, los gobiernos tienen que actuar de forma radicalmente distinta. Además de no ser tan presidencialistas, como aquí votamos más a un partido y a unas siglas que a una persona, el ejercicio del gobierno siempre tiene un ojo puesto en las siguientes elecciones. Por eso, las medidas drásticas, duras y desagradables, las leyes restrictivas y los ajustes de cinturón, siempre se hacen al comienzo de la legislatura.

Por un lado, el ejecutivo está fuerte tras las elecciones. Por otro, aún no ha sufrido el desgaste del poder. Y, apelando a la fragilidad de la memoria del electorado, mejor meterle carga durante los dos primeros años de legislatura para, después, regalarle el oído, el gusto y, a ser posible, el bolsillo.

En ese sentido Zapatero ha actuado como era de esperar. Sacó a las tropas de Irak apenas asumió el poder y comenzó a poner en marcha una serie de medidas legislativas que, a quienes somos de izquierdas, nos hicieron concebir muchas, quizá demasiadas ilusiones.


Pero, amigo, a medida que iba pasando el tiempo, el fuelle de ZP se aflojó. Para gusto de las personas más centristas, imagino. Pero para frustración de quiénes concebimos que las reformas ZPteristas irían más lejos. Alabamos lo de Irak y lo de las parejas homosexuales (en el tema de adopción no debemos entrar ya que el bien a proteger ahí no es el de los homosexuales, sino el de los menores. Y la sociedad española aún tiene que madurar, y mucho, como para que se vea con normalidad que un niño tiene dos papás o dos mamás.)

Con el tema del tabaco, ZP empezó a boquear. Que prohibimos fumar, pero dejamos que se fume, pero restringimos, pero… leches. De El País del sábado: “Menos de mil sanciones en dos años de ley antitabaco”. Vamos, que aquí sigue fumando hasta el potito, prácticamente en cualquier sitio. Aunque en la práctica, el aborto hasta el tercer mes estaba siendo libre, no se reformó la ley; llegaron las soluciones habitacionales tan mal explicadas, la televisión pública siguió siendo una mierda, se disparó el ego desmedido de algunos ministros y, en general, el gobierno socialista empezó a gobernar a golpe de titular: en vez de generar noticias, reaccionaba a lo que las radios, las televisiones y los periódicos iban señalando.


Seguramente fue a raíz del atentado de los carroñeros de ETA en la T4 que al gobierno de ZP se le terminó lo de marcar la agenda. De ser proactivo pasó a ser reactivo.

Para solaz de un PP que, además de hacer una oposición demoledora y rayana en lo antipatriótico, aprovechó para hacerse con el control no sólo de la agenda, sino de la calle, a través de una agitación social que en absoluto ha respondido a la realidad de la España del momento.

Personalmente pienso que la falta de contundencia de Zapatero a según qué provocaciones de la derecha más reaccionaria del PP, la dominada por los Supernumerarios y los Legionarios de Cristo, ha permitido que ésta se fuera envalentonando, hasta el punto de meter en la harina electoral a la mismísima Iglesia Católica.

Ha dado igual que las abracadabrantes teorías de la conspiración quedaran con las vergüenzas al aire y que las propuestas de Rajoy de estas últimas semanas sean un disparate tras otro. El PSOE no reacciona, no ha sabido vender cuatro años de crecimiento económico espectacular, el superávit del presupuesto y de la Seguridad Social, etc.


Así, mientras Rajoy agita los demonios que todos llevamos dentro, del velo y los inmigrantes a la violencia de los menores; ZP promete 400 euros, que suenan casi a chufla después de los 2.500 euros por la natalidad. Promete creación de empleo y paridad en los salarios. Todo lo que está muy bien, pero que no llega. Porque no son los debates que, interesadamente, el PP ha conseguido que estén en la calle.

El resultado de ambas estrategias: que a un mes de las elecciones, los populares están a la menor distancia (1,5 puntos) de los socialistas, lo que ha generado preocupación en éstos y entusiasmo en aquéllos; todo ello de acuerdo con la interpretación que la prensa hace de la última encuesta del CIS.

Según le dijo ZP a Gabilondo tras su entrevista en Cuatro, teóricamente fuera de micrófono, la situación está controlada pero, eso sí, habrá que meter tensión en las próximas semanas y empezar a dramatizar. No sé en qué consistirán dicha tensión y dicha dramatización, pero pienso que el PSOE debería centrar su estrategia en dos bloques:

– Vender lo mucho y bueno que ha hecho en estos cuatros años.
– Ser contundente, serio, claro, concreto y conciso en sus propuestas de futuro. No vale prometer una rebaja fiscal y la creación de puestos de trabajo para ganar unas elecciones. Y la fórmula del cheque-regalo ya no le funciona ni al Corte Inglés.

ZP ganó las elecciones de hace cuatro años prometiendo actuaciones concretas que, además, empezó por cumplir, demostrando firmeza y serenidad. Lástima que luego se desfondara, perdiera energía y entrara en una meliflua espiral descendente de indefinición, intentando contentar a tirios y troyanos, lo que, además de no poder ser, es imposible.


Así las cosas, y dado que Rajoy ha puesto las cartas sobre la mesa con meridiana claridad, ¿cuáles son los temas concretos y las propuestas, más concretas todavía, que esperáis que plantee ZP para las próximas elecciones?

Y si alguien quiere postular la misma cuestión para Llamazares e IU o algún otro partido, perfecto, por supuesto.

Jesús Lens Espinosa de los Monteros.