Morir es relativo

¿Cabe el humor en la novela negra?

El cinismo, sí. Y las réplicas ingeniosas, por supuesto que también. Pero ¿y el humor? ¿Es compatible una novela negra y criminal con el humor puro y duro? Eduardo Cruz Acillona y Miguel Baquero están convencidos de que sí. Tanto que, para demostrarlo, han escrito “Morir es relativo” a cuatro manos, encontrando en Cazador de Ratas a la editorial que también ha creído en la idea. En que sí. En que humor y género negro son un maridaje no solo posible sino de lo más sabroso y estimulante.

Morir es relativo portada

Julio Ballesta es nombrado comisario jefe de Miranda del Campo, improbable localidad castellana de un tamaño medio, ni grande ni pequeña, sino todo lo contrario.

Y ahí lo tenemos, entrando en comisaría, dispuesto a comerse el mundo y a poner patas arriba… cualquier cosa. La que sea. Porque Julio Ballesta es como un ciclón. Y así lo percibe, desde el primer momento, el bueno de Casimiro, policía de larga experiencia en Miranda, un tipo cabal con los pies en el suelo y la cabeza fría.

No tarda Ballesta en encontrar una caja azul, con la leyenda A S R J impresa sobre una pegatina. Una caja que, en su interior, alberga un tesoro, al menos, para alguien corajudo y con ganas de prosperar y hacer carrera en la policía: “Asesinatos Sin Resolver Jodidos”.

¡Aserejé!

Y, entonces, comienza el baile.

Diseño del cartel: Colin Bertholet Frase: Montero Glez
Diseño del cartel: Colin Bertholet
Frase: Montero Glez

Porque Ballesta no tarda en meterle mano a todos y cada uno de esos casos sin resolver, iniciando investigaciones imposibles con tendencia a terminar… en el caos. En la destrucción total. En el apocalipsis.

Lo decíamos durante la presentación que Eduardo y yo compartimos en la librería 1616 Books de Salobreña: si José Luis Cuerda lee este libro, ya tiene el guion para su siguiente película, una versión descacharrantemente noir de “Amanece que no es poco”. Tenemos un universo mítico, unos personajes más grandes que la vida y los casos, situaciones y diálogos más delirantes que imaginarse pueda.

Morir es relativo Eduardo Cruz

“Morir es relativo” respira quijotismo a la vez que agathachristismo. Un libro emparentado con aquella maravillosa serie británica, “Sí Ministro”, en la que el ministro se inventaba ideas de lo más disparatado para hacer historia y el funcionario de carrera del ministerio, tras responderle el célebre “Sí Ministro” mientras ponía cara de estar tragándose un sapo gordo y viscoso, se las ingeniaba para desmontarle el tinglado en poco más de quince minutos.

Juegos de palabras, ingenio, surrealismo, quijotismo, buen humor y un cierto toque de crueldad son las mimbres con las que está tejida una novela que confirma a Eduardo Cruz como uno de los mejores humoristas de este país, como acredita su participación semanal en la Tuiteratura que hacemos en el programa radiofónico El Público, de Canal Sur. Y como muestra, mejor que un botón, un Blog. Su Blog: Más claro agua.

Si al humor, en este caso, le sumamos la clave negra y criminal… ¡mejor que mejor!

Jesús Lens

Twitter Lens

Alayismo

La jueza Alaya ha revolucionado el habla y la forma de expresión en Andalucía, hasta el punto de estar contribuyendo de forma decidida a la transformación de determinados dichos de la sabiduría popular.

 Alaya

Por ejemplo, y para gran alivio de la ONCE, ya no se utiliza la tan célebre como cruel expresión “Parece que le haya mirado un tuerto”, a la hora de referirse a la pertinaz mala suerte que persigue a ciertas personas. Ahora, si te mira la Jueza Alaya, parece que el mal de ojo te acompañará con más saña que si hubieras roto tres espejos ante la atenta vigilancia de una familia de gatos negros zahínos.

Igualmente, el mundo del espagueti western ha acuñado la expresión “Donde pone el ojo, pone el Auto (de inculpación)”. Además, el término “fianza” en su doble acepción de “con” o “sin”, empieza a ser tan habitual como el pedir cerveza en la barra del bar a la hora de hablar sobre las ya míticas resoluciones alayescas.

 Alaya Jueza

Y no por casualidad, Iker Jiménez y otros reputados científicos andan investigando la conexión entre la jueza Alaya, los EREs y la misteriosa desaparición del avión malayo-vietnamita, del que sigue sin haber pista alguna.

Es posible, en fin, que Putin solicite la jurisdicción de la jueza para dirimir el conflicto sobre Crimea, entre rusos y ucranianos.

 Alaya playmobil

Y es que, como Andalucía, Jueza Alaya solo hay una.

¡Quién lo diría!

Jesús Lens

Firma Twitter

Beber agua es lo mejor contra la sed

Un reciente estudio promovido por la Universidad de Obviestown ha concluido que beber agua, elimina la sed. Y señala que, a medio plazo, una continuada ingesta de agua, podría provocar ganas de miccionar. Además, el referido estudio, que ha contado con la participación de mil voluntarios, también indica que, tras la práctica deportiva, beber agua sirve para rehidratar el cuerpo.

 Farfollen agua

Este revolucionario trabajo, dirigido por el célebre doctor F. Farfollen, advierte que tomar el agua muy fría puede conllevar efectos secundarios tales como la inflamación de las amígdalas y/o las anginas. Y, en última instancia, tranquiliza a los bebedores de agua con gas: “los eructos y, en su caso, las flatulencias; no deben alarmar a nadie… más allá de lo puramente decoroso”.

El doctor Farfollen, muy conocido por otras memorables tesis sobre las cualidades caloríficas del fuego o la directa relación entre respirar y seguir viviendo, ha invertido tres años de investigación en el que ha considerado “el estudio definitivo sobre los efectos del consumo de agua en el ser humano”.

 Farfollen hielo

Y concluye con una seria advertencia a la ciudadanía: “Moderación. Ante todo, consuman el agua con moderación. Beber más de diez litros al día, además de incontinencia urinaria, podría provocar retención de líquidos”.

Por razones obvias, Farfollen ya suena como candidato al Premio “Vaya Tela” al Estudio más Inútil del Año, financiado con fondos público-privados y sobre cuya cuantía nadie ha querido entrar en detalle: – “La ciencia debe estar por encima del dinero” –ha señalado el gerente de la prestigiosa institución que ha corrido con los gastos de la investigación de Farfollen y su equipo, conformado por diecisiete especialistas de seis países diferentes.

 Farfollen

Jesús Lens

Firma Twitter