Alayismo

La jueza Alaya ha revolucionado el habla y la forma de expresión en Andalucía, hasta el punto de estar contribuyendo de forma decidida a la transformación de determinados dichos de la sabiduría popular.

 Alaya

Por ejemplo, y para gran alivio de la ONCE, ya no se utiliza la tan célebre como cruel expresión “Parece que le haya mirado un tuerto”, a la hora de referirse a la pertinaz mala suerte que persigue a ciertas personas. Ahora, si te mira la Jueza Alaya, parece que el mal de ojo te acompañará con más saña que si hubieras roto tres espejos ante la atenta vigilancia de una familia de gatos negros zahínos.

Igualmente, el mundo del espagueti western ha acuñado la expresión “Donde pone el ojo, pone el Auto (de inculpación)”. Además, el término “fianza” en su doble acepción de “con” o “sin”, empieza a ser tan habitual como el pedir cerveza en la barra del bar a la hora de hablar sobre las ya míticas resoluciones alayescas.

 Alaya Jueza

Y no por casualidad, Iker Jiménez y otros reputados científicos andan investigando la conexión entre la jueza Alaya, los EREs y la misteriosa desaparición del avión malayo-vietnamita, del que sigue sin haber pista alguna.

Es posible, en fin, que Putin solicite la jurisdicción de la jueza para dirimir el conflicto sobre Crimea, entre rusos y ucranianos.

 Alaya playmobil

Y es que, como Andalucía, Jueza Alaya solo hay una.

¡Quién lo diría!

Jesús Lens

Firma Twitter

Beber agua es lo mejor contra la sed

Un reciente estudio promovido por la Universidad de Obviestown ha concluido que beber agua, elimina la sed. Y señala que, a medio plazo, una continuada ingesta de agua, podría provocar ganas de miccionar. Además, el referido estudio, que ha contado con la participación de mil voluntarios, también indica que, tras la práctica deportiva, beber agua sirve para rehidratar el cuerpo.

 Farfollen agua

Este revolucionario trabajo, dirigido por el célebre doctor F. Farfollen, advierte que tomar el agua muy fría puede conllevar efectos secundarios tales como la inflamación de las amígdalas y/o las anginas. Y, en última instancia, tranquiliza a los bebedores de agua con gas: “los eructos y, en su caso, las flatulencias; no deben alarmar a nadie… más allá de lo puramente decoroso”.

El doctor Farfollen, muy conocido por otras memorables tesis sobre las cualidades caloríficas del fuego o la directa relación entre respirar y seguir viviendo, ha invertido tres años de investigación en el que ha considerado “el estudio definitivo sobre los efectos del consumo de agua en el ser humano”.

 Farfollen hielo

Y concluye con una seria advertencia a la ciudadanía: “Moderación. Ante todo, consuman el agua con moderación. Beber más de diez litros al día, además de incontinencia urinaria, podría provocar retención de líquidos”.

Por razones obvias, Farfollen ya suena como candidato al Premio “Vaya Tela” al Estudio más Inútil del Año, financiado con fondos público-privados y sobre cuya cuantía nadie ha querido entrar en detalle: – “La ciencia debe estar por encima del dinero” –ha señalado el gerente de la prestigiosa institución que ha corrido con los gastos de la investigación de Farfollen y su equipo, conformado por diecisiete especialistas de seis países diferentes.

 Farfollen

Jesús Lens

Firma Twitter