Yo no era aquél

¿Te acuerdas de esta convocatoria? Quizá ya no. La tuvimos que suspender por el luto oficial por la muerte de Suárez.

Ahora, una vez pasada la Semana Santa, la retomamos. El miércoles de la semana que viene.

 Aquel no era yo

El día 23, ¡Día del Libro!

Veremos el corto español nominado al Óscar y tendremos oportunidad de mantener un coloquio que, a buen seguro, resultará enriquecedor.

¿Nos acompañáis?

Jesús Lens

Firma Twitter

Aquel no era yo

¿Sabías que, este año, en los Óscar, hubo una película española nominada? Se titula “Aquel no era yo” y compitió en a categoría al Mejor Documental.

Este tipo de películas, por desgracia, son habitualmente invisibles, más allá de Festivales especializados. Sin embargo, en Granada estamos de suerte. El inquieto y activo Departamento de Artes Audiovisuales de la Diputación, dirigido por José Luis Chacón, ha conseguido una copia, para su exhibición pública y gratuita dentro de su ciclo “Hoy, quizás”.

Aquél no era yo

Será el próximo martes, 25 de marzo, a las 20.30 horas. Y como se trata de una película sobre los Niños-Soldado de África, voy a tener la ocasión de charlar, tras la proyección de la película, nada menos que con José Sánchez Montes, director del Festival Cines del Sur; y con Mane Cisneros, directora del Festival de Cine Africano. Y lo haremos sobre un tema apasionante: “África en el siglo XXI”.

Enhorabuena a Pepe Torrente, diputado de cultura, por organizar una velada de cine y conversación, con África en el centro del objetivo.

Ni que decir tiene que venir, más que una recomendación, es una obligación.

¿Verdad?

Jesús Lens

Firma Twitter

 

Un amigo, una página

Lo vi en el suplemento de cultura de La Vanguardia. Era Dora García, que reivindicaba la importancia de la página. Al principio pensé que hablaba de la página en blanco, pero no. No era eso.

 Dora García

Dora defendía la individualidad de cada página impresa en un libro, aunque forme parte de un todo más amplio. La trascendencia que todas y cada una de las páginas que conforman el libro tienen para la correcta lectura e interpretación del mismo.

“La página de un libro es mucho más que un trozo de papel impreso. Su falta implica una mutilación de sentido considerable, en ocasiones irreparable. Puede significar que el lector ignore un matiz o un hecho fundamental a la hora de interpretar las páginas siguientes; puede significar el terriblemente frustante desconocimiento de un desenlace; o puede significar la falta de coordenadas para interpretar la información que se nos da”.

 Dora Garcia Exposición

Me acordé entonces de los árboles que no dejan ver el bosque. Pero al contrario. A veces, nos quedamos deslumbrados por el bosque y no prestamos la debida atención que cada árbol se merece.

Así que, para homenajear a la palabra escrita, a cada página editada y publicada y, por supuesto, a cada buen amigo, lector, cómplice y seguidor; voy a elegir la página de alguno de mis libros que más y mejor le pegue y se adecúe a su personalidad, gustos y aficiones… y se la voy a regalar, cariñosamente dedicada y firmada.

Y esa será suya.

Para siempre.

Su página.

 Cafe Bar Cinema

Suya y de nadie más. Una página que recibirá, físicamente, pero que, además, le hace “dueño” de esa misma página en todos y cada uno de los libros editados ya que, una vez asignada, lo será para siempre y en exclusividad.

Una página que, por supuesto, serán dos, por aquello del proceso de edición. 😉

Resulta raro tener en la mano la página suelta y arrancada de un libro. Como se explica en el proceso de Dora García: “La contemplación de la página arrancada tiene algo de trágico, de radical, y de reflexión infinita sobre lo que pudo venir antes y lo que podría venir después en esa narración total de la que la página ha sido desgajada. Existe, sin embargo, siempre, la posibilidad de la restitución: la página que vuelve al libro, las páginas que mantienen siempre el potencial de formar un volumen completo y un sentido íntegro”.

 Portada

Ya hay algunas páginas volando hacia las manos de sus únicos, exclusivos y legítimos poseedores. Como la 349-350 de “Cineasta Blanco, Corazón Negro”, que está previsto que aterrice en Barcelona en las próximas horas. O la 139-140 del mismo libro, que será entregada en una Barra Brava.

Porque los libros, impresos y en papel, son más, mucho más que un puñado de letras que conforman palabras; palabras que conforman frases; frases que conforman párrafos y párrafos que conforman… páginas.

¡Larga vida a los libros impresos y en papel! ¿Y tú? ¿Quieres una página?

Jesús Lens

Firma Twitter

En el cumpleaños de Dian Fossey

Hoy, Dian Fossey habría cumplido 82 años. Su compromiso con los Gorilas se la llevó por delante a los 53, asesinada por traficantes de especies animales en peligro de extinción.

 Dian Fossey

Al volver a ver “Gorilas en la Niebla”, cuando escribía “Cineasta Blanco, Corazón Negro”, me encontré con una película descarnada, ácida y nada complaciente, en la que el personaje interpretado por Sigourney Weaver resultaba arisco, desagradable y, por momentos, cruel. Pero comprometido. Hasta la médula. Y más allá.

Es curioso lo que pasa con el cine y con la memoria. Yo recordaba la ternura y la emoción del momento en que la ecologista entablaba contacto con el gran gorila macho por primera vez, acariciándose la falange de los dedos. Pero nada más. Es decir, recordaba el final, claro, junto a otros destellos puntuales. Pero no tenía presente el complejo y poliédrico retrato que, de la zoóloga, hizo Michael Apted.

Portada y Contraportada unidas

Tampoco sabía nada de las penurias del rodaje. Ni de la profunda huella que la filmación de esta película dejó en su protagonista, convertida a la causa de los gorilas de montaña: desde el más allá, un poquito de Dian penetró en Sigourney. Para quedarse.

 Dian Fossey weaver

Hoy, Google le dedica este maravillo Doodle a Fossey. Una excelente ocasión para recordar una película que, vuelta a ver y a analizar, resulta de lo más interesante y enriquecedor.

En “Cineasta Blanco, Corazón Negro” la película ocupa un espacio importante. Pero al venir justo después del capítulo dedicado a las brutales masacres en Ruanda y los Grandes Lagos; puede parecer casi una anécdota, la suerte de una zoóloga ecologista que muere por proteger a los Gorilas de la niebla.

 Dian Fossey Doodle

No lo es. En el libro doy mis razones. Sé que algunos no están de acuerdo con ello. Pero esa es la grandeza de la literatura y del cine. Que todo es discutible y opinable.

Lo hablamos cuando queráis… Por ejemplo, con ocasión de la publicación de toda una sorpresa.

Primates cómic

Y es que, próximamente, Norma Editorial publicará una interesante novela gráfica titulada “PRIMATES” en la que no solo se cuenta la historia de Dian, sino que también la de sus famosas colegas Jane Goodall y Biruté Galdikas.

Jesús Lens

Firma Twitter

Alcalá Read & Run Real

Al principio creí que me estaban vacilando, que era uno de esos órdagos que se echan para, en el último momento, no verlo y que la partida siguiera por los cauces previstos.

– ¿Hay alguien en el “Casablanca” que haya visto todas las películas del libro de Jesús?

– Sí. Yo.

Quién respondía era mi Cuate, claro. La persona que, además de haber visto todas las películas, efectivamente, ha ido leyendo los capítulos del libro a medida que los escribía y que, después, hizo muchas y pertinentes corrección. ¡Hasta se mantuvo a pie firme en el avión que nos llevaba de Estambul a Teherán, de madrugada, repasando los pies de foto que iba yo escribiendo con la BlackBerry, para ultimar “Cineasta Blanco, Corazón Negro”!

– Pues entonces, yo me bajo para que continúes tú con la presentación.

Ahí estaba, Nono, echándole el rentoy a Pepe, al que ví levantarse y acercarse al escenario del Casablanca.

 Read and Run Alcalá Nono

La sorpresa llegó cuando, efectivamente, Nono Vázquez, presentador de lujo, periodista, hombre de vino y teatro y buen compañero del colectivo literario “Entre Aldonzas y Alonsos”, se bajó del estrado y cedió su lugar a un Pepe que no dejaba de sonreír, disfrutando con mi cara de incredulidad.

Incredulidad no solo por la inesperada sorpresa, sino porque yo bien conozco el pavor patológico de Pepe a hablar en público. Pero es que uno tiene el Cuate que se merece y, haciendo de tripas corazón, allí estaba, micro en mano, empezando a hablar del libro, ese libro que tantas horas de sueño nos ha quitado y en el que tantas ilusiones hemos puesto.

Estaba tan estupefacto que por un momento tuve que pararme a pensar si aquello estaba ocurriendo de verdad. ¿No sería que me había deshidratado y que estaba viendo visiones?

 Read and Run Alcalá cuate

Porque, si bien en ese momento eran las seis de la tarde, la jornada de presentación de “Cineasta Blanco, Corazón Negro” en Alcalá la Real había comenzado antes. Mucho antes. Tan temprano como a las 12 de mañana, en la puerta del Tipi Tapa, uno de esos bares que, desde el domingo pasado, ya está en un lugar alto, muy alto, de mi lista de Garitos con Personalidad, de esos en los que no estás como en casa, sino mejor. Mucho mejor.

Sol. ¿Calor? ¿Sería más pertinente la camiseta africana de manga corta? Porque lo que íbamos a hacer era salir a correr.

Es la esencia del Read & Run, como explicábamos aquí: combinar el deporte con la cultura, empezar quemando calorías para luego recuperarlas al calor de unas birras, tensionar las piernas e inflamar los pulmones para que, después, las palabras sonaran mejor.

 Read and Run Alcalá runners

Y allí estaba Chele, en manga corta. Afilado como un cuchillo. Poco a poco fueron llegando más socios del Club de Hockey y Atletismo de Alcalá. Algunos venían ya sudando, tras haber rodado 10 kilómetros antes de sumarse a nuestra partida. ¡Ese es el espíritu guerrero!

Tras unas fotos y atender al cariñosísimo compañero del periódico IDEAL, corresponsal en Alcalá (AQUÍ, su crónica); Alberto, Andrés, Javi, Marino, Raúl, Chele y un servidor, siete amantes del running salimos trotando por las calles de Alcalá. Hacia arriba. Siempre hacia arriba. Que no hay metro plano en este pueblo que, junto a Salobreña, se ha convertido en un segundo hogar en el que uno recibe el calor de su buena gente.

Lens y Cuate

Buena gente como Raúl, el artífice de que todo esto fuera posible. Ahí iba el tío, tosiendo y con el pecho repleto de mucosidad, echando el bofe hacia arriba. ¡Qué no se diga! Y es que Raúl es uno de esos tipos que no sabe decir que no. Y, aunque supiera, no lo diría. Entusiasta, caótico, voluntarioso, torrencial… fue decirle qué idea tenía para esto del Read & Run y lo organizó en un pispás y a las mil maravillas.

Cuando subimos un repecho especialmente exigente, antes de que le reventaran los pulmones obstruidos, Raúl nos despidió cordialmente y se volvió al Tipi Tapa, donde mi Cuate, sin yo saberlo, estaba repasando sus notas para la presentación.

Read and Run Alcalá tipi tapa

Y allí me quedé, excepcionalmente arropado por los Correcaminos Alcalaínos que ejercían de liebres, galgos y guías, explicándome todo lo mucho y bonito que íbamos viendo, desde el pico de La Martina a ese antiguo vertedero, en un enclave mágico y afortunadamente limpiado y recuperado. El momento en que llegamos a aquel llano y Sierra Nevada apareció en toda su magnificencia solo fue comparable a ese otro en que, de vuelta, la Fortaleza de la Mota se erigía, señorial, sobre las abigarradas calles del pueblo. Conseguí reconocer el Palacio Abacial, desde las alturas, a pique de matarme, de tanto mirar el paisaje. Pero la ocasión lo merecía.

 

¡Así se genera afición! Nueve kilómetros y medio de carrera y charla, por el monte abierto, con los músculos en tensión, zapateando y hablando de Alcalá, de carreras, maratones, entrenamientos y nuevamente de Alcalá. Y su gente. Algún otro tema se cruzó en el camino, a la altura del Campo de Tiro, pero esa es ya otra historia.

 

Como la que siguió en el Tipi Tapa, alternando las Alhambras Especiales con un estupendo tinto de la tierra, de cuyo nombre no consigo acordarme y merced al buen hacer y la simpatía de Encarni. Y el arroz de Ángeles (detallazo, viniendo después en vez de descansar un rato, a escuchar la plática). ¡Ya ves si tenían razón todos los que habían puesto por las nubes esa paella! Los flamenquines, el solomillo al roquefort, las croquetas… y la conversación. A la que se habían unido Nono, su mujer y su hijo; El Rafa y el librero de Alcalá. Se incorporaron Alberto y algún otro de los corredores y allí, entre vinos y birras, risas, historias, chistes y anécdotas; nos metimos en esas cinco de la tarde que nos condujeron al Casablanca.

 

Hablar del Casablanca es hablar de Julián, uno de esos tipos que deberían ser protagonistas de relatos, historias y películas. Julián es un tipo vivido y viajado, a los que el mundo se le refleja en el rostro.

Read and Run Alcalá alberto

Y su garito tiene, por supuesto, la misma personalidad y magia en el ambiente. Por eso, cuando Pepe terminó de hablar, aún nervioso, y yo conseguí volver a la realidad, comenzó la charla de cine, viajes e historia de África.

 

Pero de todo eso ya sabéis, ¿verdad?

 

O quizá no. O quizá te apetezca saber algo más.

 

¿Qué tal si te animas a proponer otro Read & Run, próximamente? Yo, desde luego, voy. ¿Te animas?

Read and Run Alcalá futbolín

Siento haberme enrollado tanto, pero no quería dejar de ser prolijo en la descripción de uno de esos días que ya no se olvidan. Y de la banda sonora de “Roja”, en el trayecto, ya hablaremos.

 

Termino. Con ¡Salud! y un ¡Gracias! a todos los que lo hicisteis posible. A los que comprasteis el libro. O a ese concejal que, predicando con el ejemplo, no compró uno, sino dos libros.

 

Reitero:

 

GRA-CIAS, Alcalá la Real.

 

En el corazón.

 

Jesús Lens

Firma Twitter