Bus Stop

Lo primero que escuchaba cada día eran sus críticas, ácidas y vitriólicas, por lo mucho que tardaba el autobús. Que si menuda vergüenza, que si así iba España, que si era inadmisible…

 

 Paradójicamente, ayer por la mañana, el autobús llegó justo a tiempo.

 

 Él se encontraba de espaldas, gesticulando y haciendo aspavientos, como solía. Sobre el asfalto y fuera de la marquesina.

  

El conductor no se dio cuenta.

  

Yo tampoco le advertí.

  

Y esta mañana, por fin, pude hablar de fútbol con los demás viajeros, como la gente normal, mientras esperábamos la llegada del autobús. Que volvía a demorarse. Otra vez.

.

Jesús Lens. Esperando (y desesperando)

En Twitter: @Jesus_Lens

  • Pepe

    Gran microrelato, aunque sea corto! Porque dices mucho sin explicarlo. Y eso no es fácil. Muy buen ejercicio negro y criminal!

  • Es una pequeña venganza, sutil y cabronesca 😉