Para ser un buen juez hay que ser buena persona y no creer que eres Dios

  Para ser un buen juez, como para ser un buen médico o buen obrero de la construcción, hay que ser buena persona. Eso es lo primero. Luego hay que ser honesto. Sobre todo, contigo mismo. Y tener los pies sobre la tierra, pisar la tierra. Al principio, el poder que conlleva ser juez puede…

Continuar leyendo →