La dirección de un colegio, a punto de llamar a la Guardia Civil para que controle a un alumno de tres años

 

Foto: Ramón L. Pérez

Buenas, soy Emilio Calatayud. Os voy a contar una historia real y luego haré una reflexión al respecto. Empieza el curso en un colegio de infantil y primaria de un pueblo de Granada. En una de las aulas de los más pequeñines, un niño de tres años le pega a un compañero. Luego, coge una silla y golpea a otro alumno. La maestra, escandalizada, le dice que se esté quieto y el niño le pega también a la maestra. Lo llevan a dirección y, allí le dicen que como no deje de agredir llamarán a la Guardia Civil. Contestación del niño: “Pues yo llamo a mi padre para que os pegue”.

Y ahora la reflexión: ¿Hasta donde bajamos la edad penal? ¿Hasta los dos años? O la ponemos directamente en los recién nacidos y si se cagan en su madre (con perdón), los denunciamos por maltrato. Me río por no llorar.

Deja un comentario