Bajan los casos de menores que maltratan a sus padres, pero los agresores son cada vez más pequeños

 

Buenas, soy Emilio Calatayud. Una noticia “relativamente esperanzadora”: en 2016, se registró en España la cifra más baja de casos de maltrato de hijos a padres de la última década, según la Fiscalía General del Estado. Aún así, se abrieron 4.355 causas por este motivo, que es una barbaridad y da una idea de la magnitud del problema.

Además, y este dato, a diferencia del anterior, es muy preocupante: los agresores son cada vez más pequeños. En provincias como Granada, Burgos o  Álava, dice la Fiscalía, “se observan más casos de delitos contra los progenitores cometidos por menores de edad inferior a los catorce años”, es decir, que no pueden ser encausados ni condenados porque ni siquiera han alcanzado la edad penal (que está fijada en los catorce años).

Las causas últimas de este fenómeno, agrega la Fiscalía,  se derivan “de un modelo educativo parental fracasado, que no puede pretender resolverse exclusivamente mediante sanciones judiciales, sino a partir de la educación desde la más temprana infancia y de la prevención”.

Lo que digo siempre, desde que nacen, los niños nos están echando pulsos. Y no podemos dejar que nos doblen el brazo a las primeras de cambio. Cariño y respeto, pero también límites y consecuencias cuando se rebasan esos límites.  Y sentido común, claro.

Deja un comentario