Admiro a los abogados de menores: suelen apoyar que se encierre a los chicos porque saben que es lo mejor para ellos

 

AP.

Buenas, soy Emilio Calatayud. La función de un abogado penalista ( y yo lo he sido aunque bastante regular, que todo hay que decirlo) consiste en conseguir la absolución de sus clientes o, en todo caso, una pena lo más liviana posible. Luchan por la presunción de inocencia (un derecho constitucional) y buscan, en resumen, lo que creen que es mejor para los inculpados. Los abogados que representan a los menores, también, pero resulta que, muchas veces, lo mejor para los chavales es que los encierren, que es la medida más grave que se puede adoptar contra un menor (también contra un adulto).  Y los letrados lo entienden y lo apoyan en los juicios. Yo los admiro por eso. Al principio, supongo que les parecerá que están haciendo lo contrario de lo que deberían, pero enseguida comprenden que están haciendo lo correcto para el niño, su familia y la sociedad.  A fin de cuentas, eso es el derecho: hacer lo correcto.

Deja un comentario