El mejor consejo para los padres de niños que han suspendido me lo ha dado un joven con síndrome de Down: “Que estudien, pero también dejarles jugar”

 

Carlos Hernández.

Buenas, soy Emilio Calatayud. ¿Qué tal las notas de los niños? Espero que bien. Pero si no es así, si es regular o mal y hay suspensos, lo mejor es que hagáis caso a Rafael. ¿Qué quién es Rafael? Un joven de 38 años con síndrome de Down que es todo sentido común. Según Rafael, los padres de los chavales a los que les han quedado asignaturas para septiembre, deben hacerles estudiar en verano, pero también “dejarles jugar”. No se me ocurre un consejo mejor. Sencillo, directo y muy razonable.

Por cierto, Rafael ha aprobado todo en su ‘cole’ de educación especial: “He terminado un tapiz”. Pues a jugar, Rafael.

Deja un comentario