Igual soy un inconsciente, pero nunca he sentido miedo en mi trabajo

Buenas, soy Emilio Calatayud. Ha querido la casualidad que, en las últimas semanas, han sido noticia, por nada bueno, jóvenes que, siendo niños o adolescentes, pasaron por mi juzgado. Son mis fracasos: la sociedad les dio una nueva oportunidad y la desaprovecharon con avaricia. Acabaron cometiendo delitos todavía más graves que por los que les condené yo. A propósito de esto, Carlos Morán me pregunta que si no he sentido miedo alguna vez haciendo mi trabajo. Lo pienso y no, nunca he sentido miedo. Igual soy un inconsciente pero eso es lo único que no he sentido en el trabajo: miedo. He tenido y tengo alegrías, penas, decepciones, enfados, momentos muy divertidos y otros muy amargos… Pero miedo no. Y eso que he juzgado a algunos que eran malos ‘pa jartarse’. Más de uno me ha insultado, eso sí, y una vez uno quiso atacarme, pero no pasó nada. Y que conste que con esto no quiero decir que sea un valiente, porque no lo soy. Miedo, miedo, me daba la zapatilla de mi madre, eso sí…

Deja un comentario