Se empieza por ser colega de tu hijo… y puedes acabar siendo la novia de un amigo de tu hijo

Buenas, soy Emilio Calatayud. Yo no soy colega de mis hijos. Ni soy su amigo. Soy su padre y punto. Porque, además, si soy amigo de mis hijos, los dejo huérfanos. Tampoco soy amigo de los amigos de mis hijos por las mismas razones. Y por alguna más. Ya lo he visto en dos o tres ocasiones: madres que se hacen colegas de sus hijos y luego, colegas de los amigos de sus hijos… Y acaban saliendo con ellos. Sí, se hacen novias de los amigos de sus hijos. Y si resulta que el hijo y el colega cometen un delito, pues ella va a verlos a los dos a los calabozos. Y a uno le da un beso de madre y al otro, de amante. Y los dos son menores. Y a todos les parece normal. Pues a mí no. Seré raro…

Deja un comentario