El Ayuntamiento cierra por fin el botellódromo de Granada: un buen comienzo de curso

Buenas, soy Emilio Calatayud. El Ayuntamiento ha cerrado al fin el botellódromo de Granada: es un buen comienzo de curso. A ver si esta ciudad vuelve a ser más conocida por la Alhambra o el Albaicín que por las borracheras de los jóvenes. Y el que quiera beber alcohol, y sea mayor de edad, que vaya a los bares, que, además, ponen tapa. Hay que apoyar a nuestra primera industria: la hostelería y el turismo. Y si no se tiene dinero para beber alcohol, pues que no se beba, que tampoco pasa nada. Felicito a todos los que han apoyado la medida y me felicito a mí mismo como ciudadano de Granada. El botellódromo, se mirase como se mirase, era una vergüenza.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.