Hasta en el mismo momento de morir estás educando

Buenas, soy Emilio Calatayud. Con los hijos, sólo descansas cuando te mueres. Si tienes hijos, siempre estás educando. Por eso valoramos más a nuestros padres cuando somos padres. Mi padre me estuvo educando hasta en el mismo momento de su muerte. Y mi madre igual. Educar es tan difícil como la propia vida. Eso día, los hijos te dan muchas alegrías. Eso dicen, ¿no?

Deja un comentario