“Hija, eres una hija de p… A mí no me va a salir un cáncer de estómago por tu culpa”

Buenas, soy Emilio Calatayud. La frase que encabeza este comentario es real. Y la persona que la pronunció no era una mala madre. Simplemente estaba harta y era su forma de desahogarse. Porque los padres también tenemos que vivir. No podemos focalizar absolutamente nuestras vidas en nuestros hijos. Porque al final se irán y nosotros tendremos que seguir construyendo nuestras vidas. Si tenemos la mala suerte de que los hijos nos salen conflictivos, hagamos todo lo que podamos por ellos: incluso denunciarlos. Pero si cumplen los 18 y no hemos logrado progresos, respetemos su libertad, aunque sea una mala libertad. Sé que suena duro, pero no podemos dejar que nos destruyan. No tienen ese derecho. Nadie lo tiene.

Deja un comentario