Ser juez de Menores te mantiene siempre joven

Buenas, soy Emilio Calatayud. Tengo 60 años y más arrugas que cuando tenía 50 (o 40, etc), pero me sigo manteniendo joven gracias a ser juez de Menores. Todos los días juzgó y condenó, o no, a chavales de entre 14 y 17 y para juzgarlos y condenarlos, o no, hay que hablar con ellos y también escucharlos, lo que te permite conocerlos y estar al día de sus costumbres, de su forma de hablar, de pensar, de sus deseos, de sus miedos, de sus sueños y sus pesadillas… Total, que, aunque voy cumpliendo años -por fortuna, claro- una parte de mi está siempre en la adolescencia y eso rejuvenece más que las cremas de -no daré marcas-  cualquier supermercado. Si hay por ahí estudiantes de Derecho que quieran ser jueces, aquí tienen una razón de peso para decantarse por la especialidad de Menores.

O para ser maestros, o seños, o profes… En esas profesiones, siempre que te gusten, como es obvio, está el secreto de la eterna juventud.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.