“Papi, gracias por llevarme a la firma de discos de Sweet California”

Hola, soy Carlos Morán, el compañero de blog de don Emilio. Acabo de llegar de una firma de discos de Sweet California, tres chicas muy simpáticas que se dedican a la canción. Es que mi hija -doce años- es fan. Sólo hemos tenido que esperar dos horas, una demora que, según mi niña, es bastante razonable. “La otra vez, cuando fui con mami, fueron casi cuatro horas”, recordó y yo me quedé más tranquilo.

Entre las 500 personas que formaban la cola solamente había tres o cuatro papás, además de un servidor. Al principio, los hombres teníamos cara en plan (esto de ‘en plan’ lo usan ahora todos los chavales):  “que nadie se equivoque, yo soy un tipo duro y me gustan AC DC”. Tras los primeros treinta minutos de guardia, el gesto de los padres ya decía otra cosa: “¿Cómo he acabado aquí?”.

Una hora después, aquello empezaba a molar y la expresión de los papis sugería más ánimo. “¡Somos unos padres modernos, casi ‘hispters!”.

Y, al final, llega tu hija y te dice: “Gracias, papi” y tú te convences definitivamente: “Ha merecido la pena”. Y vamos p’a casa que mañana hay examen de ‘Cono’. Una tarde perfecta.

Deja un comentario