¿Cuántas patas tiene un artrópodo?

Buenas, soy Emilio Calatayud. Veo en la tele al filósofo y profesor José Antonio Marina, que es un sabio -incluso ha inventado una clase de berza-, una lástima que no le hagan demasiado caso. Habla Marina de lo lejos que, en muchas ocasiones, están las enseñanzas que reciben nuestros escolares de lo que viven a diario. Y pone el siguiente ejemplo:

“Dígame, ¿cuántas patas tiene un artrópodo?”, pregunta un profesor estadounidense a una alumna negra de un colegio situado en una zona conflictiva.

Respuesta de la alumna: “Ay, profesor, ya me gustaría a mí tener los problemas que usted tiene”.

Este diálogo seguro que también se ha producido alguna vez en una escuela de España.

Deja un comentario