Pedro el inmigrante devuelve una cartera con 16.000 euros en metálico y cheques

Buenas, soy Emilio Calatayud. Pedro es un inmigrante nigeriano que vende pañuelos en un semáforo de Sevilla. El otro día se encontró una cartera con 16.000 euros, tres mil en metálico y el resto en cheques, y se la entregó a la Policía. Ojalá no tenga que verme en su misma situación, porque no sé lo que haría. Tres mil euros te arreglan las Navidades y lo que no son las Navidades.

Pero a lo que voy. En todos los barrios hay un Pedro. El nuestro, el del Albaicín de Granada, es de Guinea y todos le llamamos Miguel, aunque no sabemos si ese es su verdadero nombre, pero como a él no le molesta, pues ya está. Miguel es un vendedor callejero. Yo le he comprado algunos cinturones y guantes. Su verdadera profesión es profesor de Matemáticas, pero se ha tenido que conformar con lo que había. Cuando llegó, vivía en pueblo que está a unos diez o doce kilómetros de Granada y todas la noches, cuando terminaba la jornada, se iba andando hasta allí. ¡Andando! Vivía en un piso patera con no sé cuantos ‘Pedros’ y ‘Migueles’ más. Ahora ya tiene un cochecillo y no tiene que darse esas caminatas. Es buena gente. Lo mismo que la ley permite expulsar de España a los inmigrantes que delinquen, el Gobierno debería dar la nacionalidad española a Pedro… y a Miguel. Un saludo.

Deja un comentario