Lo han robado todo, hasta los valores

Buenas, soy Emilio Calatayud. Suelo decir que cada vez hay menos choricillos -hablo de los menores, que es lo mío- porque ya no queda nada que robar: se lo han llevado todo. Pero lo peor no es eso, lo peor es que también no están robando los valores. Y eso es lo más grave.

Deja un comentario