Un seguro para que los padres nos protejamos de lo que puedan hacer los hijos menores

Buenas, soy Emilio Calatayud. Uno de los sucesos que más conmocionan a la sociedad es cuando un chaval menor de catorce años comete un delito muy grave, como un homicidio, porque legalmente son inimputables, es decir, que no pueden ser acusados ni juzgados. Y cuanto menor es el niño, mayor es la conmoción. Hace poco saltó la noticia de que un niño de once años podría ser el responsable de la muerte de un vecino. Al parecer, el chaval arrojó una piedra desde un balcón y le rompió la cabeza al vecino que pasaba por la calle. Penalmente, no se puede hacer nada contra ese chico. pero hay que precisar que estos hechos ocurren muy raramente. Son una desgraciada excepción. Eso sí, los padres sí que tendrán que hacer frente a la responsabilidad civil. Por eso yo siempre recomiendo que tengamos un buen seguro de responsabilidad civil. Nos aseguramos para protegernos de lo que puedan hacer nuestras mascotas, pero no para lo que puedan hacer nuestros hijos. Y no estoy hablando solo de posibles delitos, que ya digo son muy excepcionales, pero sí de trastadas que tengan un mal final, por ejemplo. Lo primero, claro está, es la educación y todo lo demás, pero, por si acaso, el seguro. Un saludos.

Deja un comentario