Alegría, pero también respeto, por la decisión de Gallardón de dimitir

Buenas, soy Emilio Calatayud. Yo creo que no es ningún secreto que el ministro Gallardón nos tenía cabreados a la mayoría de los jueces. Bueno, hablaré por mí: a mí me tenía bastante cabreado. Por ejemplo, su idea de hacer una ley para que los jueces no pudiéramos hablar es difícil que guste a alguien. Pero también tengo que decir que siento respeto por su decisión de renunciar al cargo: ¿Cuánto hacía que no dimitía un ministro en España? Si alguien no hace las cosas bien, lo que debe hacer es irse. Así que, desde ese punto de vista, ha actuado correctamente y su gesto merece reconocimiento.

Y para acabar, una pregunta: ¿A qué se dedicará ahora? ¿Volverá a la fiscalía, porque él es fiscal? En mi opinión, daría otro buen ejemplo si lo hiciera. Un saludo.

 

1 Comentario

  1. Yo tengo el mismo criterio, por desgracia generalizado, acerca de los jueces… En especial los de familia que tanto daño estan causando a los niños de este pais. Y para terminar una pregunta … si el divoeciado fuese el juez o su hijo dictarian esas sentencias que arruinan la vida de niños y padres al dar las custodias siempre a las madres y dejan a los hombres arruinados?

Deja un comentario