Un caso real de mala educación

Una familia camina por una calle de Granada y discute. Son tres: el padre, la madre y una niña de unos ocho años. Habla el padre: “¡Que no puedo llevarte a ese sitio, niña, que está en el quinto coño! ¡Qué te dejes de tonterías, leche!”-

La niña no dice nada. Agacha la cabeza. Está triste y puede que avergonzada por el comportamiento de su padre.

Habla la madres: “¡Eres un gilipollas… No dices más que gilipolleces… Si está aquí al lado!”-

La niña sigue sin abrir la boca y hunde más la cabeza.

Un detalle: la chiquilla va vestida con el uniforme de un colegio privado y caro.

Moraleja: Con el dinero no se compra la educación de un hijo.

2 Comentarios

  1. Claro que no, pero ya vale la cruzada contra la educación “NO PUBLICA”. Por suerte, podemos elegir, en función de creencias y valores; los que no elegimos la educación pública -y no digo que elijamos la privada- nos estamos convirtiendo en los “apestado”. Vale ya con la “cruzada”.

Deja un comentario