La edad mínima para consentir relaciones sexuales

El diario ‘El País’ publicaba hoy, día 15 de septiembre, un reportaje titulado ‘Niñatos según para qué’ que aborda el galimatías de edades al que han de enfrentarse nuestros niños y adolescentes para acceder a determinados derechos. Don Emilio, que es uno de los expertos consultados, apuesta porque la edad para consentir relaciones sexuales no se eleve hasta los 16, que es lo que ha planteado el Gobierno. Él defiende que pase de los 13 a los 14 años, que es la edad a la que pueden ser acusados y juzgados. Según su criterio, a los 16, la mayoría ya ha tenido relaciones sexuales, por lo que ese límite generaría más problemas que otra cosa (seguramente, se multiplicarían las denuncias por abusos).

El juez ya hizo estas mismas apreciaciones aquí en el blog: http://www.granadablogs.com/juezcalatayud/2013/09/la-ambiguedad-del-proyecto-para-elevar-de-13-a-16-anos-la-edad-para-consentir-relaciones-sexuales/

1 Comentario

  1. Yo sigo pensando lo mismo que dije el 4 de Septiembre: la mayoría de edad debería ser fijada en todos los órdenes jurisdiccionales como UNICA y que se estableciera a los 18 años. Desgraciadamente éstos adolescentes quieren saltarse etapas en la vida antes de que su cuerpo y su mente estén preparados para afrontar situaciones que están previstas para al menos una década más. Aunque la gran mayoría de los jóvenes hayan decidido, por su cuenta y riesgo, mantener relaciones sexuales con 13, 14, 15 o 16 años. Ni a los 14 ni a los 16 años es recomendable un embarazo, pues a ésas edades ya es considerado por la edad de la menor un embarazo de ALTO RIESGO, puesto que su cuerpo no está preparado aún para eso. Casarse supondría igualmente un fracaso anunciado tanto por la falta de madurez y experiencia como por la obligación que tienen de seguir estudiando para lograr su propia independencia económica. Ceder a su estilo de vida no lleva más que a anticiparles situaciones de la vida que están previstas de forma natural para al menos una década después. Hemos pasado de la generación plantada en la casa de los padres hasta alcanzar una situación económica estable, sobrepasando desgraciadamente los 30 años, a permitir el anticipo de las relaciones sexuales, del matrimonio y de situaciones que por mucho que el legislador quiera anticipar, la naturaleza es sabia y un adolescente a ésa edad no está preparado para todo lo que se le podría venir encima. Mas fácil sería mantener la edad de los 18 años para todo, porque no le estamos haciendo ningún favor a los jóvenes, buscando sólo el legislador evitar colapsos de denuncias por abusos. Que pregunten a las madres solteras jóvenes qué opinan sobre esto y todas las que conozco opinan que ser madres tan jóvenes les cambió por completo su adolescencia y juventud. Que les pregunten a ellas que tienen mucho y más que hablar que el Ejecutivo. Gracias.

Deja un comentario