Un chaval que nunca se separa de una carpeta

Buenas, soy Emilio Calatayud. He visitado una vez más el centro de internamiento de menores Tierras de Oria, en Almería. Lo hago con frecuencia. Por trabajo y por gusto. Y siempre me sorprendo. Esta vez he estado con un chaval que nunca se separaba de una carpeta y con otro que se movía como un zombi. Este último tiene miedo a todo y a todos. Siempre vive asustado. Está en Tierras de Oria por intento  de homicidio, pero no es consciente de lo que hizo. Hablo de chicos que han cometido delitos pero tienen severos problemas mentales: esquizofrenia, paranoia… Hablo de chicos que tienen quince años y, generalmente, por abuso de sustancias se han quedado así. Y es para toda la vida. Hace diez años en Tierras de Oria había un módulo de salud mental: ahora hay cuatro. Esto va a más. En Tierras de Oria están bien: se toman su medicación y están controlados por especialistas. ¿Pero qué será de ellos cuando salgan? Estos chavales suelen ser un peligro para ellos mismos y para los demás. ¿Qué sera de ellos y de sus familias cuando salgan? En Tierras de Oria no pueden estar siempre. Creo que todos tenemos la obligación de reflexionar sobre este problema y tratar de encontrar soluciones.

2 Comentarios

  1. Tal vez tendrían que tenerlo en cuenta a la hora de elaborar un nuevo plan de estudios. Siempre he pensado que para un niño puede haber cosas más interesantes que aprender el teorema de Pitágoras, como pueden ser, según la edad, freir un huevo sin quemarse, alimentarse correctamente, o conocer los peligros y consecuencias de las drogas. El teorema va a estar siempre en los libros de Matemáticas y se puede repasar cuando se olvida, igual que se olvida dónde queda Sebastopol en el mapa mundi, pero para eso están los libros, para buscar lo que no se sabe o no se recuerda. Pero aprender de memoria todos los códigos de Derecho, como los notarios, hoy es absurdo, pues la memoria la tiene el ordenador y, si se queda pequeña, se le meten discos con más. Lo que hay que aprender es 1º, lo que no está en los libros, y 2º, cómo usar los libros. Estos son, (deberían serlo), herramientas para usar cuando se precisan. Me refiero a libros de texto, no a novelas o tebeos.
    Resumo: Pienso que se obliga a los estudiantes a aprender de memoria temas que no les interesan y los que les interesan, a ellos y a toda la sociedad, tienen que aprenderlos por su cuenta, y casi siempre después de fracasar en ellos. Solo unos ejemplos: Asignaturas como Filosofía y Psicología no enseñan a pensar por uno mismo ni a conocerse ni a conocer a los demás.
    Es mi punto de vista.

Deja un comentario