En el Camino de Santiago buscábamos desconectar, pero es imposible desconectar de la tragedia del tren

Buenas, soy Emilio Calatayud. Cuando iniciamos el Camino de Santiago, esperábamos desconectar, pero es imposible desconectar de la tragedia que ha ocurrido aquí en Galicia. Los caminantes no hablamos de otra cosa. Es normal. Se nota la pena. Nos dicen que han muerto peregrinos, personas que, como nosotros, querían andar hasta Santiago. Nosotros, y otros muchos como nosotros, vamos a hacerlo por ellos. Es lo que podemos ofrecerles.

3 Comentarios

  1. No hay palabras de consuelo para ésta tragedia humana. Toda España está unida en éste momento de dolor. Desde mi lugar de residencia soy testigo atónito del drama de tantas familias. Mi más sincero pésame a tantas familias rotas y marcadas de por vida por éstas muertes tan dramáticas. Sois los testigos de la fiesta del Apóstol más triste hasta ahora conocida. El baño de sangre de la tragedia se une con la sangre derramada por el Apóstol, como símbolo de su fe en Dios. Experiencia dura y traumática que os ha tocado vivir a vosotros también que ibais a celebrar una fiesta no a pasar por un duelo. De una forma u otra, la fiesta del Apóstol Santiago a cada uno nos ha llegado con un mensaje. Dicen que hacer el camino de Santiago “engancha” y que quien lo hace, repite. España presencia rota de dolor este suceso. Todos estamos allí, de una forma u otra. Desde aquí un fuerte abrazo al Apóstol Santiago que seguro aliviará en su sufrimiento a los familiares de los fallecidos y enfermos y a más de un peregrino.

  2. No hay palabras de consuelo para ésta tragedia humana. Toda España está unida en éste momento de dolor. Desde mi lugar de residencia soy testigo atónito del drama de tantas familias. Mi más sincero pésame a tantas familias rotas y marcadas de por vida por éstas muertes tan dramáticas. Sois los testigos de la fiesta del Apóstol más triste hasta ahora conocida. El baño de sangre de la tragedia se une con la sangre derramada por el Apóstol, como símbolo de su fe en Dios. Experiencia dura y traumática que os ha tocado vivir a vosotros también que ibais a celebrar una fiesta no a pasar por un duelo. De una forma u otra, la fiesta del Apóstol Santiago a cada uno nos ha llegado con un mensaje. Dicen que hacer el camino de Santiago \"engancha\" y que quien lo hace, repite. España presencia rota de dolor este suceso. Todos estamos allí, de una forma u otra. Desde aquí un fuerte abrazo al Apóstol Santiago que seguro aliviará en su sufrimiento a los familiares de los fallecidos y enfermos y a más de un peregrino.

Deja un comentario