La “sensación de derrota” que sufren los niños que se ven afectados por un desahucio

Aquí os dejamos unas reflexiones de José Chamizo, Defensor del Pueblo y del Menor en Andalucía, que son una denuncia que nadie debería desoir. ¿No quedamos en que siempre debe primar el interés superior del menor? Pues parece que no. La noticia es de Europa Press. “El Defensor del Menor de Andalucía en funciones, José Chamizo, ha entregado al presidente del Parlamento andaluz, Manuel Gracia, su informe anual de 2012, en el que se profundiza en el aspecto de los efectos de los desahucios en los menores; en este sentido, el también Defensor del Pueblo Andaluz ha alertado de la existencia de una generación de niños que, según los expertos, acabará presentando, con toda probabilidad, comportamientos “antisociales” como consecuencia de la afección que sobre los mismos tiene el hecho de ser separados de su hogar.

En rueda de prensa, Chamizo ha cifrado en una horquilla de 17.000 a 20.000 los niños en esta situación, según los datos de la administración autonómica, que apuntan al registro de 5.500 familias que se habrían visto despojadas de su vivienda habitual, núcleos que “son los que más hijos suelen tener”, con una media de tres o cuatro.

Al respecto, el Defensor del Menor andaluz ha lamentado que no se cumpla en estos casos el principio jurídico de interés superior del menor, “un argumento recurrente pero que a la hora de la verdad no se aplica”, razón por la que ha instado al cumplimiento del mismo.

Según ha explicado, los expertos apuntan que los niños viven con “rabia, tristeza, ansiedad, negación y una profunda sensación de derrota” un proceso de desahucio que supone “la pérdida de la mínima seguridad que da un techo, un barrio o un colegio. Ello se traduce en “un dolor lento, profundo y desgarrador”, que se corresponde con el desarrollo del procedimiento legal y que “pasa factura” a los menores, que quedan en una situación “muy delicada” en lo que respecta a su relación con sus progenitores y con el resto de la sociedad”.

Deja un comentario