El último aparato político: la sociedad del minuto

supresion-actuales-partidos-politicos-es-gran-L-_Or3gJ
Que lo días de los aparatos políticos están contados lo sabemos todos y que la crisis ya no es solo económica sino social es todo un hecho irrebatible. Aquella figura indeleble del “Tío del lápiz” conformando las listas cerradas será un espejismo afortunadamente gracias a este nuevo mundo en el que la ciudadanía ya ocupa uno de los papeles principales en la verdadera opinión pública gracias al uso decisivo de las redes sociales.

Con el nacimiento de los primeros partidos políticos y las primeras democracias representativas la sociedad experimentó un gran avance participativo en la política de nuestro país. Se votaba una vez cada cuatro años delegando la responsabilidad a unas personas que habían sido elegidas para construir una sociedad mas igualitaria y justa. En esa época, los medios de comunicación, los panfletos y octavillas eran la única forma de llegar a una sociedad plagada de injusticias que ahora por desgracia volvemos a revivir, pero en esta nueva década se ha iniciado un movimiento ciudadano imparable que pone en cuestión no solo el pésimo funcionamiento de las instituciones sino de los propios partidos políticos que parecen estar viviendo en un mundo cerrado bajo las cuatro paredes de las casas del pueblo y en un estado de catatonia política sin ninguna capacidad de reacción a los distintos acontecimientos que se suceden en un país que vive en lo que hemos denominado la sociedad del minuto. Y es que esa figura del grupo siguiendo al líder hasta que todos se despeñan por el precipicio ya se ha agotado.

De nada sirven los manidos argumentarios que en lugar de ser enviados en papel ahora viajan por correo electrónico, porque no se trata de modernizar lo que ya está agotado sino mas bien de transformar un partido que se tiene que adaptar a la nueva sociedad del minuto que demanda, pregunta y quiere respuestas de forma inmediata y en 140 caracteres para evitarse un sórdido mensaje insustancial.

Es por ello que cuando escucho a los altos responsables utilizar conceptos cocinados en esos argumentarios trasnochados recuerdo la diferencia entre el sabor de un zumo de naranja recién exprimido y uno totalmente artificial. Así observa esta nueva ciudadanía activa los mensajes de nuestros representantes según sean naturales o con muchos edulcorantes y acidulantes que producen una extremada acidez en el entendimiento de esa ciudadanía que ya no se conforma con vivir en el modo pasivo que se inició en el siglo XIX y si quiere hacerlo participando activamente.

Se ha acabado el tiempo de los mítines multitudinarios para convencidos y militantes, de las entrevistas en un periódico determinado pensando que todo el mundo la leía hasta el final. No se trata de ir una vez a la televisión para quedar muy bien sino de dar la cara cada día con esa ciudadanía que tiene la capacidad de apoyarte o dar la espalda.

Cuando miro hacia atrás y veo el gran trabajo que miles de alcaldes/as y concejales/as han realizado especialmente hace 30 años, cuando construyeron las bases del municipalismo y el verdadero acercamiento a la ciudadanía y descubro la pasividad de nuestros políticos regionales para combatir el mayor atropello desde que entró en vigor la Constitución en 1978 demuestra que ellos están en otro nivel mucho mas cerca del frío cuero de los audis y volvo oficiales que de la realidad que los alcaldes y alcaldesas recibimos cada día en las distintas alcaldías de Andalucía y solo he escuchado un mensaje en el que aseguran que recurrirán la Ley de Reforma de la Administración Local solo si se invaden las competencias autonómicas. ¿Y los 771 ayuntamientos andaluces?¿Acaso no importan?. Van a dejar que acaben con la última trinchera del Estado de Bienestar, con mas de 30 años de ciudadanía, cercanía y desarrollo local. Por si fuera poco hemos dejado que la Federación Andaluza de Municipios y Provincias quede en manos del Partido Popular y era nuestra última esperanza de que una institución estuviera cerca de quienes de verdad se dejan su piel en las calles andaluzas: los/as alcaldes/as y concejales/as.

Pero no falta mucho. En breve las agrupaciones locales no votarán delegados/as que elegirán compromisarios que votarán en las agrupaciones provinciales y las provinciales no elegirán a su vez otros compromisarios que votarán en las regionales sino que todo se elegirá de forma directa y eso garantizará la desaparición para siempre del “tío del lápiz” que te pone o quita en las listas. Tiempo al tiempo. Hasta el cuero de los coches oficiales se agrieta con el paso del….

Deja un comentario